Blackout – o el día en que los mercados financieros colapsan.

¿Qué pasaría si criminales cibernéticos paralizan nuestros sistemas de información tecnológica? Con este escenario se mantiene trabajando el Instituto de Innovación y Digitalización de Finanzas de Berlín (BIFI) en la Escuela de Economía y Derecho de Berlín.

Entre otras cosas, se preguntó cuánto dinero por persona se necesitaría en un hogar alemán para sobrevivir un período de hasta diez días en el que el suministro de efectivo sería limitado debido a una situación de crisis. La dependencia digital del sector financiero en el funcionamiento de los sistemas de información tecnológica es muy alta. En el caso de un apagón de los sistemas de información tecnológica, el sector financiero colapsaría. Rápidamente fue claro que en algunos casos extremos, la cantidad de dinero actual promedio de 103 euros no sería suficiente.

Harald Seiz aconseja, no solo reservar dinero en Euros sino también reservar alguna otra moneda que se considere segura e internacionalmente aceptada, como por ejemplo el dólar estadounidense, y sobretodo, metales preciosos como el oro o plata en cantidades pequeñas.

La cantidad recomendada depende en gran medida a la duración de un apagón de los sistemas de información tecnológica, en un periodo de hasta 10 días, se recomienda mantener un valor de alrededor de €2000.

La distribución a las formas de pago individuales puede seguir una función de distribución uniforme, eso quiere decir, cada una de las tres monedas recomendadas. El euro es una moneda estable fuera de la zona europea y los metales preciosos deberían de estar repartidos  en un tercio cada uno

Karatbars International GmbH resuelve el problema de la denominación de oro mediante la venta de oro en pequeñas cantidades en forma de barras de oro de 1 a 5 gramos.

Por lo tanto el oro y otros metales preciosos brindan una retención de valor empírica e históricamente comprobada y por esto tienen una propiedad perfecta como medio de intercambio en tiempos de incertidumbre. Si bien la mayoría de las opciones de cobertura implican varios riesgos, el oro es una moneda „a prueba de crisis“.